Cripto en comparación con otros métodos de pago

Cripto en comparación con otros métodos de pago

En este completo artículo vamos a profundizar en una comparación detallada de las criptomonedas con otros métodos de pago. Para preparar el terreno para una comparación informada, primero es fundamental comprender los atributos que definen un método de pago adecuado. Un método de pago deseable se caracteriza por su velocidad en la liquidación de transacciones, facilidad de uso y tarifas mínimas o inexistentes.

  • Velocidad de liquidación de transacciones : una de las principales ventajas de las criptomonedas como Bitcoin y Ethereum es la velocidad con la que se procesan las transacciones. A diferencia de los sistemas bancarios tradicionales, que pueden tardar días en liquidar transacciones transfronterizas, la mayoría de las transacciones criptográficas se liquidan en cuestión de minutos o incluso segundos. Esto es particularmente ventajoso en nuestra economía cada vez más globalizada, donde a menudo es necesaria una rápida respuesta a las transacciones.
  • Facilidad de uso : Otro factor a considerar es qué tan fácil de usar es el método de pago. Los métodos tradicionales, como las transferencias bancarias y las tarjetas de crédito, existen desde hace mucho tiempo y son familiares para la mayoría de los usuarios. Sin embargo, las criptomonedas se están poniendo al día rápidamente gracias al desarrollo de carteras más fáciles de usar e interfaces más intuitivas. La creciente integración de las criptomonedas en los sistemas de pago y plataformas de comercio electrónico existentes también las está haciendo más accesibles para un público más amplio.
  • Tarifas de transacción : las tarifas son una consideración fundamental al elegir un método de pago. Los métodos de pago tradicionales, particularmente para transacciones transfronterizas, a menudo implican tarifas importantes. Las criptomonedas, por el contrario, suelen tener tarifas mucho más bajas. Por ejemplo, el coste de enviar Bitcoin puede ser significativamente menor que el de una transferencia bancaria. Esto es particularmente beneficioso para grandes transacciones o para usuarios en regiones con acceso limitado a los servicios bancarios tradicionales.
  • Seguridad y Privacidad : La seguridad es otro aspecto vital de los métodos de pago. Las criptomonedas ofrecen protocolos de seguridad sólidos, principalmente a través de la tecnología blockchain, que es casi inmune al fraude y la piratería. Además, las transacciones criptográficas ofrecen un mayor grado de privacidad en comparación con los métodos de pago tradicionales, que a menudo requieren la divulgación de información personal.
  • Alcance y accesibilidad global : las criptomonedas tienen una ventaja única en términos de su alcance global. A diferencia de los sistemas bancarios tradicionales, que a menudo están restringidos por fronteras y regulaciones nacionales, las criptomonedas se pueden utilizar en cualquier parte del mundo, siempre que haya una conexión a Internet. Esto los convierte en una herramienta increíblemente versátil para pagos y remesas globales.
  • Entorno regulatorio : también es importante considerar el entorno regulatorio que rodea a cada método de pago. Los sistemas financieros tradicionales están fuertemente regulados, lo que brinda una sensación de seguridad y confianza a los usuarios. Las criptomonedas, si bien están cada vez más sujetas a regulación, todavía operan en un espacio más descentralizado y menos regulado, lo que puede ser tanto una ventaja como una desventaja, según el contexto.
  • Adaptabilidad y preparación para el futuro : Finalmente, el potencial de desarrollo y adaptabilidad futuros es una consideración clave. El espacio de las criptomonedas está evolucionando rápidamente y periódicamente se realizan nuevos avances y mejoras. Esta naturaleza progresiva de las criptotecnologías sugiere un gran potencial para estar preparadas para el futuro en un mundo donde las transacciones digitales son cada vez más predominantes.

Si bien los métodos de pago tradicionales tienen sus puntos fuertes, particularmente en términos de confianza establecida y aceptación generalizada, las criptomonedas ofrecen ventajas convincentes en velocidad, costo, seguridad y accesibilidad global. A medida que el mundo avanza cada vez más hacia sistemas digitales y descentralizados, es probable que crezca el papel de las criptomonedas en las transacciones cotidianas, convirtiéndolas en un actor cada vez más importante en el panorama financiero global.

Cripto frente a efectivo

El efectivo sigue siendo una opción frecuente para las transacciones diarias. Su atractivo, especialmente para los empresarios, radica en sus menores costes operativos en comparación con los pagos con tarjeta. De media, una transacción en efectivo cuesta unos 30 céntimos. Esta rentabilidad no surge de las tarifas de transacción –que no existen para el efectivo– sino del trabajo involucrado en el manejo, conteo y conciliación del efectivo. Además, es conveniente que las empresas empiecen a aceptar efectivo; no existen requisitos para cuentas comerciales o sistemas de punto de venta, lo que lo hace ideal para compras pequeñas. Además, las transacciones en efectivo eliminan el riesgo de contracargos asociados con los pagos con tarjeta de crédito.

Sin embargo, el efectivo no está exento de inconvenientes. Su naturaleza física lo hace susceptible a pérdida, robo o daño. El riesgo de falsificación es otra preocupación. En los últimos tiempos, las consideraciones de salud han pasado a primer plano, especialmente durante la pandemia de Covid-19, poniendo de relieve cómo el dinero en efectivo puede potencialmente propagar bacterias. Otra limitación del efectivo es su necesidad de presencia física durante las transacciones, lo que lo hace poco práctico para transacciones en línea o internacionales.

Por otro lado, las criptomonedas, si bien implican tarifas menores y no siempre son inmediatas, ofrecen claras ventajas. Las criptomonedas son inmunes al daño físico o la falsificación y permiten transacciones globales. Para las empresas, el desafío de almacenar grandes sumas de efectivo no existe con las criptomonedas. Al igual que el efectivo, las transacciones criptográficas son irreversibles, lo que elimina la posibilidad de devoluciones de cargo. La llegada de tecnologías como Lightning Network mejora aún más el atractivo de las criptomonedas al permitir una liquidación casi instantánea, similar a las transacciones en efectivo.

La frase "el efectivo es el rey" se ha utilizado durante mucho tiempo para resaltar la preferencia general por el efectivo. Sin embargo, desde una perspectiva de política monetaria, las criptomonedas ofrecen un sistema más sólido. Con su oferta fija y calendarios de inflación predeterminados, las criptomonedas proporcionan un marco de políticas más estable en comparación con las monedas fiduciarias, que están sujetas a una posible devaluación debido a la impresión adicional por parte de los bancos centrales.

Cripto frente a cheques y giros postales

Los cheques y giros postales, si bien históricamente fueron populares para transacciones más grandes en las que el efectivo no era práctico, comparten algunas de las limitaciones del efectivo, particularmente con el desafío adicional de tiempos de liquidación más prolongados debido a procesos intermediarios. Los cheques son instrumentos en papel vinculados a la cuenta bancaria del pagador. El pagador llena un cheque y se lo entrega al beneficiario, quien luego lo deposita en su banco. El banco procesa la transacción, que puede tardar varios días, antes de que los fondos finalmente se deduzcan de la cuenta del pagador. Este tiempo de procesamiento prolongado ha llevado a una disminución en el uso de cheques, especialmente en una era que valora cada vez más la velocidad en las transacciones financieras.

Por el contrario, las transacciones con criptomonedas ofrecen una alternativa mucho más rápida. A diferencia del proceso de verificación de varios pasos y que requiere mucho tiempo, las transacciones criptográficas se pueden completar en un período de tiempo significativamente más corto. Esto es particularmente beneficioso en un mundo financiero que avanza rápidamente hacia los pagos en tiempo real.

El factor costo también diferencia los cheques de las criptomonedas. Si bien los cheques pueden parecer gratuitos en el momento de la transacción, en realidad implican costos indirectos, como la compra de chequeras. Además, los cheques conllevan el riesgo de "rebotar" si la cuenta del pagador carece de fondos suficientes. Este riesgo no existe en las transacciones de criptomonedas, que dependen de un sólido sistema de verificación y verificación. Cuando se inicia una transacción criptográfica, es obligatorio que el pagador tenga la cantidad requerida en su billetera digital. Esto puede ser verificado de forma independiente por el pagador o el beneficiario ejecutando sus propios nodos o utilizando exploradores de bloques, lo que agrega una capa adicional de seguridad y garantía.

Además, los cheques y giros postales están limitados geográfica e institucionalmente. Por lo general, están sujetos a fronteras nacionales y sistemas bancarios, que pueden resultar restrictivos para las transacciones internacionales. Las criptomonedas, por otro lado, son globales por naturaleza. Trascienden las fronteras nacionales y las limitaciones bancarias tradicionales, permitiendo transacciones internacionales fluidas.

Cripto vs tarjetas de débito y crédito

Al comparar las criptomonedas con los pagos tradicionales con tarjeta, es importante reconocer los avances en las tecnologías de pagos criptográficos, especialmente en los sistemas de punto de venta (POS). Inicialmente, las empresas tuvieron que sortear las complejidades de configurar sistemas de pago con tarjeta, que incluían establecer servicios de procesamiento de pagos a través de proveedores o bancos, invertir en terminales POS y gestionar los costos continuos de actualizaciones, mantenimiento y reparaciones. Las cuentas comerciales necesarias para los pagos con tarjeta también conllevan tarifas mensuales y costos de transacción variables, como tarifas fijas para transacciones con tarjeta de débito y tarifas porcentuales para tarjetas de crédito, a veces con una tarifa fija adicional por transacción.

Las transacciones con criptomonedas, por el contrario, ofrecen un conjunto único de beneficios. Una ventaja significativa es su finalidad: al ser transacciones "push", son definitivas e irreversibles, eliminando así el riesgo de fraude de contracargo. A diferencia de la banca tradicional, no hay cargos mensuales ni requisitos de saldo mínimo por mantener criptomonedas en una billetera. Además, la integración de las criptomonedas con terminales POS ha ampliado enormemente su usabilidad en entornos minoristas físicos. Esta integración significa que las empresas ahora pueden aceptar pagos con criptomonedas con la misma facilidad que los pagos con tarjeta, utilizando sistemas POS avanzados diseñados para transacciones con criptomonedas.

Un avance notable en esta área es la adopción de Bitcoin Lightning Network . Esta tecnología permite transacciones criptográficas instantáneas, abordando una de las principales preocupaciones con el uso de criptomonedas: la velocidad de las transacciones. Lightning Network reduce significativamente los tiempos de transacción, haciéndolas comparables o incluso más rápidas que las transacciones con tarjeta tradicional. Esta capacidad de procesamiento instantáneo hace que las criptomonedas, particularmente Bitcoin, sean aún más atractivas tanto para los comerciantes como para los consumidores en un entorno minorista.

Además, la flexibilidad y accesibilidad global de las criptomonedas eclipsan los pagos tradicionales con tarjeta. Las criptomonedas eliminan las tarifas de transacciones internacionales y los cargos por conversión de moneda, ofreciendo una experiencia de transacción fluida a través de fronteras. Este alcance global es particularmente beneficioso para las empresas con una base de clientes internacional.

En términos de seguridad, las criptomonedas brindan una sólida protección contra el fraude y la piratería, aprovechando la naturaleza descentralizada y cifrada de la tecnología blockchain. Este aspecto de la seguridad es cada vez más crucial en un mundo donde las transacciones financieras digitales son la norma.

En conclusión, si bien las tarjetas de débito y crédito todavía se utilizan y aceptan ampliamente, las criptomonedas, especialmente con la integración de sistemas y tecnologías POS como Bitcoin Lightning Network, presentan una alternativa convincente. Ofrecen los beneficios de costos operativos más bajos, seguridad mejorada, alcance global y ahora, con la integración de POS, la conveniencia adicional de transacciones instantáneas. Estas características hacen de las criptomonedas no sólo una alternativa viable sino también una opción potencialmente superior en el panorama cambiante de las transacciones financieras.

Procesadores de pagos criptográficos frente a procesadores de pagos en línea

Los procesadores de pagos en línea han revolucionado la forma en que las empresas manejan las transacciones, ofreciendo métodos optimizados y fáciles de usar para aceptar pagos. Sin embargo, estas comodidades a menudo conllevan costos asociados. Muchos procesadores de pagos en línea, como PayPal, imponen tarifas de instalación, tarifas fijas por transacción y un porcentaje de reducción de cada transacción, que puede ascender a más del 4%. Esto puede resultar particularmente oneroso para las pequeñas empresas o aquellas con un gran volumen de transacciones.

En comparación, los procesadores de criptopagos como Plisio ofrecen una alternativa más rentable. Plisio, que facilita las transacciones de Bitcoin, normalmente cobra tarifas más bajas que los procesadores de pagos en línea tradicionales. Esta rentabilidad es una ventaja significativa para las empresas, especialmente aquellas que procesan grandes volúmenes de transacciones.

Además, cuando se trata de operaciones comerciales internacionales, los procesadores de pagos en línea tradicionales presentan varias limitaciones. Las transferencias internacionales a través de estos procesadores pueden ser costosas y consumir mucho tiempo, y a menudo los pagos tardan varios días en liquidarse. Además, servicios como PayPal no están disponibles universalmente y ciertos países tienen acceso limitado o nulo a estas plataformas.

En cambio, Bitcoin y otras criptomonedas destacan por su aplicabilidad global. Las criptomonedas se pueden utilizar en cualquier parte del mundo, lo que las convierte en una solución ideal para pagos transfronterizos. Esta universalidad es particularmente ventajosa para las empresas involucradas en el comercio internacional o aquellas con una base de clientes global, ya que ofrece una forma fluida y rentable de manejar transacciones transfronterizas.

Además, los procesadores de criptopagos se extienden más allá del ámbito de Bitcoin. Admiten una variedad de criptomonedas, cada una de las cuales ofrece beneficios únicos, como mayor privacidad, tarifas de transacción más bajas o tiempos de procesamiento más rápidos. Esta diversidad permite a las empresas elegir la criptomoneda que mejor se adapte a sus necesidades y preferencias.

En términos de seguridad, los procesadores de criptopagos aprovechan las características de seguridad inherentes de la tecnología blockchain. La naturaleza descentralizada de Blockchain hace que las transacciones sean más seguras y menos propensas al fraude en comparación con los métodos de pago tradicionales en línea. Esta seguridad mejorada es crucial para las empresas que buscan salvaguardar sus transacciones y la información de sus clientes.

Transferencias y transferencias bancarias criptográficas versus bancarias

Las transferencias bancarias y las transacciones electrónicas son métodos tradicionales para mover fondos, comúnmente utilizados por su confiabilidad y velocidad. Sin embargo, son conocidos por sus altos costos, con tarifas que oscilan entre $15 y $50 por transferencia. Estas tarifas están influenciadas por varios factores, incluidas las políticas del banco, la naturaleza de la transferencia (ya sea saliente o entrante, nacional o internacional) y el monto que se transfiere. Por lo general, las transferencias nacionales entrantes son menos costosas, mientras que las transferencias internacionales salientes pueden ser bastante costosas.

La velocidad de las transferencias bancarias es una ventaja notable; el dinero se transfiere relativamente rápido en comparación con algunos pagos electrónicos. Los destinatarios generalmente no enfrentan un retraso significativo para acceder a los fondos, ya que generalmente no hay retención bancaria sobre el dinero recibido mediante transferencia bancaria. Sin embargo, no es instantáneo: el banco receptor puede tardar varias horas en mostrar el monto transferido en la cuenta del destinatario, lo que requiere cierto procesamiento manual.

Comparativamente, las transacciones con criptomonedas ofrecen una alternativa moderna con su propio conjunto de ventajas. Una transacción de criptomonedas en cadena, por ejemplo, se puede completar en aproximadamente un par de minutos. Aún más impresionante es Lightning Network, una capa encima de una criptomoneda como Bitcoin, que permite transacciones instantáneas. Esto representa una mejora significativa en la eficiencia, especialmente para los usuarios que requieren un acceso rápido a los fondos transferidos.

Las transferencias electrónicas internacionales enfrentan desafíos adicionales, particularmente en relación con los tipos de cambio de divisas. A menudo, estas tasas son menos favorables, lo que genera pérdidas monetarias durante la conversión. Además, la naturaleza algo anónima de las transferencias electrónicas, que sólo requieren códigos o números de seguimiento, las hace susceptibles a actividades fraudulentas, ya que pueden ser explotadas por estafadores.

Por el contrario, las criptomonedas como Bitcoin ofrecen una solución más eficiente y segura para transacciones internacionales. Por lo general, implican tarifas más bajas y eliminan la necesidad de conversiones de moneda, ya que operan a escala global. Esto es particularmente ventajoso para empresas o individuos que se dedican al comercio internacional o a las remesas.

Otro aspecto importante de las criptomonedas es la seguridad y transparencia que proporciona la tecnología blockchain. Este libro de contabilidad descentralizado registra todas las transacciones, haciéndolas inmutables y rastreables, lo que reduce significativamente el riesgo de fraude. Este nivel de seguridad y responsabilidad suele faltar en las transferencias electrónicas tradicionales.

Además, la naturaleza descentralizada de las criptomonedas significa que no están sujetas a las mismas restricciones regulatorias que las transferencias bancarias tradicionales. Esto puede conducir a procesos más ágiles y menos obstáculos burocráticos, especialmente en el contexto de las transacciones internacionales.

En conclusión, si bien las transferencias bancarias y los giros electrónicos han sido el estándar para las transacciones financieras durante muchos años, sus altos costos, posibles retrasos y vulnerabilidad al fraude son desventajas notables. Las criptomonedas, con sus velocidades de transacción más rápidas, menores costos, mayor seguridad y alcance global, ofrecen una alternativa convincente, que desafía el dominio tradicional de las transferencias bancarias y las transferencias bancarias en el espacio de las transacciones financieras.

Tenga en cuenta que Plisio también le ofrece:

Cree facturas criptográficas en 2 clics and Aceptar donaciones criptográficas

12 integraciones

6 bibliotecas para los lenguajes de programación más populares

19 criptomonedas y 12 blockchain